Café Scientifique: Diálogos cuánticos con las estrellas | Palíndromos, café y malteada de pistache

FB_IMG_1521692858653
Astrobiología: De la muerte de las estrellas a la vida en la tierra. Casa Iteso, Clavigero. 6 de marzo de 2018.

El universo en una taza de café tiene un sabor tan potente que parece acortar distancias; acelerar el ritmo  cardíaco de la curiosidad; y hasta nos invita a fantasear sobre cómo se bebe la duda infinita, ya sea en cualquier lugar de la tierra u hasta en otro planeta.

¿Alguna vez te has detenido, querido lector, a contemplar la bóveda celeste que ésta sobre tu cabeza?

– “¡Me sigo maravillando de la ciencia!”- afirmó el Dr. Roberto Vázquez, astrofísico, el pasado 6 de marzo en la Casa ITESO Clavigero entre anécdotas intrépidas, nebulosas de risas y un discurso científico certero.

Todo este cúmulo de fenómenos se hilvanaban en una charla sin par, casi intergaláctica, titulada: Astrobiología: De la muerte de las estrellas a la vida en la tierra.

FB_IMG_1521692839476
El Dr. Roberto Vázquez del Instituto de Astronomía de la UNAM, estimulaba el ocio y el conocimiento entre la asistencia.

Así pues, inspirada en la resonancia estelar y discursiva que el investigador Dr. Roberto Vázquez del Instituto de Astronomía de la UNAM provocó, como un estallido sideral y orgánico en diálogo con los participantes, me dispuse a la tarea ( en mi rol como investigadora, aún amateur) de extender ese universo dialógico por medio de la experiencia nueva de un asistente al café científico.

FB_IMG_1521692842860
“Más de 10 años creando diálogos para la divulgación científica.”

Fernando Orozco de 28 años de edad, es un talentoso creativo y diseñador, egresado de la Universidad de Guadalajara. Fernando desarrolla libre y multidisciplinarmente su profesión a través de estrategias particulares e innovadoras como la animación multimedia. Fer, como le dicen sus amigos, es una persona formada dentro del pensamiento crítico, honesta y capaz de detectar vínculos, procesos e interacciones en un contexto determinado. Por estas razones, estimado lector, fue invitado por su servidora, a participar como asistente al Café Scientifique, cuya entrada de todas maneras ¡es libre a todo público!

El objetivo de relacionar a Fernando ante estas cosmovisiones radicó en identificar y entender, por medio de sus ojos, la percepción sobre el discurso científico a partir de las interacciones cara a cara con las personas. Cabe mencionar que yo, me dedique a su vez a observar la reacción de Fer, a discreción meteórica. Y esto fue lo que ocurrió:

“Fernando Orozco llego puntual a la Casa ITESO Clavigero como quien incursiona por primera vez hacía un viaje exótico. Observando a diestra y siniestra Fer se facilitó un café, entonces, dio inicio a una conversación en la mesa donde estábamos sentados, muy cerca del astrofísico Dr. Roberto Vázquez.

FB_IMG_1521692852350
#CulturaITESO
Casa ITESO Clavigero
Fue construida en 1929 y declarada por el INBA Monumento Artístico de la Nación desde 2006.

Tras la exposición, elocuente y certera del científico, devino la charla entre los asistentes donde Fernando parecía deslizarse por la resbaladilla de la risa y la seriedad, sin dejar de percibir lo que ocurría a su alrededor. Finalmente, la plática concluyó alrededor de las 21:30 hrs, por lo que le propuse, a nuestro viajero planetario, dirigirnos a otro lugar donde compartir sobre su experiencia inmediata al café científico.

¡Fer y yo nos fuimos a tomar unas malteadas! a un establecimiento público de la ciudad ante su disponibilidad, la cual agradezco profundamente, de realizar una breve entrevista (previamente acordada) sobre lo sucedido en el Café Scientifique.”

app24_thumb_malteada-de-chocolate1481089819.jpg
¡La charla se antoja deliciosa!

¡Es maravilloso, sagaz lector, recibir a voz plena la sustancia dialéctica de una experiencia!

Fer me contó que siempre le ha interesado la ciencia, por lo tanto, lo que más había llamado su atención sobre la charla del Café Scientifique fue el tema, además, advirtió que el científico logró vincularse con los asistentes.

No obstante, cuestione, con respecto a las dinámicas del lugar, sobre ¿qué le pareció el Café Scientifique? a lo que Fernando respondió: – “Es interesante y a la vez se siente lo suficiente relajado. Es decir, no tan pesado mentalmente.” – Sin embargo, considera que tal vez no todas las sesiones podrían ser iguales ya que dependen del abordaje sobre la ciencia, por ejemplo, en tanto la ciencia popular.

Con referencia a la idea o imagen que Fernando tiene sobre un científico en la actualidad (la pregunta precisa fue: ¿para ti quién o qué es un científico?) el argonauta de la malteada de pistache dijo que, “alguien a quien le interesa el conocimiento, divulgar el conocimiento y utiliza el método científico”.

Poco a poco se nos fueron terminando las malteadas de vainilla y pistache, por lo que le pregunte a Fer si ¿volvería al Café Scientifique? – ¡Sí! – afirmó, mientras la noche estrellada se derretía con el palíndromo unísono de nuestras ideas.

En el estado de Jalisco existen lugares abiertos al público en general donde platicar sobre cultura, filosofía y ciencia. Uno de estos espacios, dedicado a la ciencia, se llama Café Scientifique, el cual se lleva a cabo cada martes de cada mes en la Casa ITESO Clavigero.

FB_IMG_1521692849077
#CulturaITESO, Casa ITESO Clavigero.
La finca fue concebida por el premio Pritzker mexicano, Luis Barragán, por encargo de su amigo Efraín González Luna.

¿Te imaginas un espacio, curioso lector, diseñado para ti, donde puedes opinar, expresar y comunicar tus ideas?

La ciencia forma parte de una gran alegoría con la que creamos nuestro propio mundo. La coordinadora del café científico, Maya Viesca, lo dijo mejor que yo al referir que el Café Scientifique del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) busca: “invitar y provocar a que cada sesión sea una oportunidad para darle forma y sentido a esta metáfora, en donde nos permitamos expresar nuestra curiosidad y el intercambio de puntos de vista.” (p. 12)

¡Vamos a compartir entonces libremente nuestras metáforas, opiniones y experiencias, dialogando con estos espacios que están a la vuelta de la esquina de nuestro universo!

Por: Silvia Cristina Landa Ávila
contacto: silviaclanda@gmail.com

Para más información sobre el Café Scientifique consulta: http://cultura.iteso.mx/cafe_scientifique

Todas las sesiones se transmiten vía streaming en youtube:
bit.ly/labcaa

Conoce el trabajo de Fernando Orozco:
https://www.facebook.com/cuartopropioconectado/

Referencia bibliográfica

Viesca, M. (2010) La curiosidad formulada: 60 preguntas a científicos mexicanos. Guadalajara: ITESO.

 

 

Anuncios

¡Porno para todos! conocimiento, masturbación y libertad

Algunos son de la opinión que Pericles se inclinó a Aspasia
por ser mujer sabia y de gran disposición para la política:
pues el mismo Sócrates, con varios de sus discípulos, frecuentó su casa.
(Plutarco, XXIV, 3)
unnamed
Erika Lust, 2008.

– ¡Vamos a ver pornografía para mujeres! – Es decir, hay que aproximarnos, acercarnos, convidarnos e involucrarnos en esta propuesta que parece generar cierta polémica debido  tanto a la complejidad de su naturaleza como al impacto ético de su engranaje cultural en el  individuo y la sociedad.

 

Alguna vez, amable lector ¿has pensado en la manera por la qué conoces? Esa forma tan especial que tienes de percibir la naturaleza del mundo a partir de tus sentidos, de tu mente y hasta de tu propias emociones.

Según Erika Lust (2008), “¡las mujeres debemos aprender no sólo a disfrutar del sexo, sino también ha reivindicar nuestro derecho a tener placer sexual!.” (p. 36)

A través del tiempo, el mito sobre los cuerpos ha transitado del terreno biológico hasta la esfera política.

De ahí que, referirse al cuerpo va más allá de su espectro material, esto es, se dirige tanto a las prácticas del cuerpo, la ejecución de sus acciones, como al derecho mismo de conocer lo que nos rodea a través de aquello que conecta con nuestra propia intimidad.

¿Acaso no es un acto de intimidad cuando fijas tu mirada en las estrellas? Querido lector, ¿Cuál es el proceso por el que conoces?

 

images (4)
Fuente: Escena de la película Ágora (2008) del director Alejandro Amenábar. 

En la antigüedad personajes como Aspasia de Mileto “La Sofista” (siglo V a. C.) ejercían su derecho público de conocimiento por medio del discurso filosófico y político. Aspasia tuvo a bien el relacionarse como maestra con personajes de la talla de Sócrates y  Anaxágoras.

 

Actualmente, ¿Cómo vives, afable lector tu derecho al conocimiento?

Ahora bien, la sexualidad humana es una herramienta de producción de conocimientos. De alguna forma el ejercicio libre, consciente y razonado de la sexualidad forma parte de la epistemología del ser humano y, por tanto, funge como un concepto dado ya incorporado en tato sus dimensiones éticas, políticas, antropológicas, filosóficas, históricas, entre otras.

Por esta razón, la escritora Erika Lust (2008)  establece una nueva propuesta denominada pornografía feminista que busca integrar la idea del conocimiento del goce femenino en tanto la aceptación de su visibilidad social y cultural.

¿Has reflexionado , entrañado lector, en la capacidad que tienes para crear ideas, arte, ciencia, cultura, por medio de tus singularidades libremente ejercidas?

images
¡Ojeando las páginas de Porno para mujeres!                        (Lust, 2008)

De alguna manera, la pornografía feminista explica y describe el cuerpo de la mujer como un organismo cognoscente que, al identificar su carga política, busca en el entorno la manera de abogar por un dispositivo de goce que la identifique, la enuncie y  afirme como un sujeto de derecho humano, capaz de gozar, sentir y manifestarse decididamente.

 

Ahora bien, el universo bajo el cual se edifican las realidades del hombre y de la mujer se organiza de manera simbólica. Por consiguiente, “el orden Simbólico elabora la inteligibilidad cultural por medio de las  posiciones recíprocamente excluyentes de «tener» el Falo (la posición de los hombres) y «ser» el Falo (la posición paradójica de las mujeres).” (Butler, 2007, p. 116)

Esas posiciones de orden simbólico de las que habla la filósofa abren la puerta a un nuevo concepto del ser mujer dirigido hacía el saber de la mujer, en tanto su concepción no solamente ontológica sino epistemológica.

De esta manera, Erika Lust (2008) exhorta a romper las nociones paradójicas del orden simbólico a través de otro concepto denominado:
“masturbadoras informadas.” (p. 10)

images (1)
Las “masturbadoras informadas” saben lo que buscan y lo que quieren experimentar a través del cuerpo.

Las masturbadoras informadas refieren a “mujeres que saben lo que buscan y lo que  quieren ver.” (Lust, 2008, p. 10) Esto sugiere un nuevo grupo de mujeres que formulan un  conocimiento a partir del ejercicio libre de su voluntad y por ende de su sexualidad.

“Encontrar el mecanismo mediante el cual el sexo se convierte en género supone precisar  no sólo el carácter construido del género, su calidad innatural e innecesaria, sino la universalidad cultural de la opresión en términos no biológicos.” (Butler, 2007, p. 106) Así pues el sexo, como acto, supone una reconfiguración de género en tanto rol representativo de la cultura.

La construcción de las mujeres-sujetos a partir del cuerpo sensible es una forma de apropiación de la experiencia, de trabajar los contenidos que tiene que ver más allá del mero sentido de existencia, es decir, se trata de ubicar a los sujetos a partir del momento actual (como producto social, histórico) y vincularlo con la voluntad de construir algo distinto (como posibilidad de futuro).

¿Puedes cerrar los ojos, afanoso lector, y describirte en el futuro? ¿Cómo luces? ¿Cómo es el espacio que te rodea?

La experiencia se organiza y estructura tanto temporal como espacialmente. De ahí que, la experiencia de la propia vida es para cada quien, lo más inmediato y directo, pero paradójicamente es lo más alejado en tanto una perspectiva íntegra: se vive la experiencia de vida sin tener conciencia de la propia experiencia, siguiendo el camino trazado por la sociedad, pre-constituida.

Por esta razón,  la división de las categorías de los individuos están destinadas a desaparecer tal y como las conocemos debido a que no toda la sociedad se ve representada bajo los roles establecidos a través del auspicio de los términos biológicos que han limitado el ejercicio de una sexualidad no solamente libre, sino soberana y múltiple, adaptada a una especie de nueva meta consciencia y, por lo tanto, práctica objetiva de la metacognición humana.

jbs_2556_f.jpg

Fuente: http://www.afterellen.com/people/537113-attending-queer-prom-evan-rachel-wood#/slide/1

 

Así pues, la idea de una pornografía feminista (Lust, 2008) no solamente atañe a las mujeres sino a todos aquellos sectores de la población que no se identifican con el público adiestrado a la pornografía masculina y en sí, a un universo exclusivo y monopólico, del conocimiento de los cuerpos.

De ahí que, la propuesta aboga por el ejercicio abierto y dialógico de las sexualidades múltiples: bisexuales, transgénero, demisexuales, intersexuales, asexuales, entre muchos más.

Finalmente, cabe subrayar que Erika Lust (2008) afirma que su propuesta  pretende apoyar la lucha de la teoría feminista afirmando lo siguiente: “Yo creo en el potencial del porno para ayudar a las mujeres a seguir desarrollando nuestra revolución sexual, que es una batalla que debe estar siempre viva.” (p. 36)

Y tú, voluntarioso lector, ¿Cuál es la voz  con la que coloreas la gama de tu lucha, día a día?

Por:

Silvia Cristina Landa Ávila

Contacto: silviaclanda@gmail.com

Bibliografía

Butler, J. (2007) El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós.

Lust, E. (2008) Porno para mujeres. España: Melusina.

Maffía, D. (2005). Epistemología feminista: por otra inclusión de lo femenino en la ciencia, En: N. Blazquez y J. Flores, Ciencia, tecnología y género en Iberoamérica. México: CEIICH- UNAM.

Pacheco, L. (2005). De una epistemología masculina (razón instrumental) a epistemologías femeninas (cuerpo sensible), En: N. Blazquez y J. Flores, Ciencia, tecnología y género en
Iberoamérica. México: CEIICH- UNAM. pp. 653 – 664.

Ortiz, T. (1997) Feminismo, mujeres y ciencia. Instituto de estudios sobre la mujer: Universidad de Granada.

Enlaces externos:

1.- Libros de Judith Butler em pdf  http://www.feduba.org.ar/2016/12/16/libros-de-judith-butler-para-descargar/

2.- Página oficial Erika Lust: https://erikalust.com/es/

 

 

 

Feminismo, cyborgs y fembots de la posverdad

 

De María en Metrópolis, las otras Evas- Evangelion hasta las replicantes (Blade runner) de lo cotidiano

Por:

Silvia Cristina Landa Ávila

                                                                   Afrodita A  (Mazinger Z, 1982)                                                                 https://www.youtube.com/watch?v=DGuNz1FoDNI

¿Alguna vez amable lector, al poner en marcha tu imaginación te preguntaste hasta que punto el ser humano se vuelve “uno” con la tecnología?

Es decir, cuando observas por las mañanas las palmas de tus manos ¿ves las líneas sanguíneas que te dibujan a diestra y siniestra? o ¿contemplas somnoliento el celular y sus notificaciones?

Desde los tiempos inmemoriales de Cronos que, paradójicamente resulta con una excelente memoria a través de la historia, el ser humano hace uso tanto de sí mismo como de la naturaleza para comunicarse con lo que le rodea, adaptándose a mundos con verdades nuevas, una y otra vez.

Sin embargo, “la naturaleza ha sido constituida sistemáticamente en términos de máquina capitalista y de mercado.” (Haraway, 1991, p. 97)

Es decir, las aves vuelan a la vez que los peces yacen en el agua de manera natural, no obstante, el ser humano construye aviones y submarinos para viajar por el aire y sumergirse en las profundidades acuíferas. ¿Haz deseado tener alas o vivir debajo del agua, mi estimado lector?

Los deseos del hombre, según algunos psicoanalistas (como Freud, Klein, Lacan) se asemejan a un conjunto de estímulos o motivaciones ocultas (e íntimas) que parecen dirigidas a la construcción de ciertos ideales que buscan ser alcanzados dentro de una porción o escenario visible de la realidad,

¿De qué manera te describirías a ti mismo, intrépido lector? ¿Cómo son los otros que te rodean? ¿Cuáles  son las cualidades de tu hombre y tu mujer ideales?

¿Eres tu propio ideal?

A través de la ciencia ficción hemos aprendido que lo que Platón consideraba un ideal es posible en la medida en que arrojas una serie de conceptos que podrían irse combinando en el universo objetivo.

“La sociobiología es una ciencia radical de la ingeniería que puede limpiar sus objetivos de los anticuados defectos del diseño natural.” (Haraway, 1999, p. 109)

Es decir, loado lector, supón que pudieras elegir cómo mejorar tu vida personal y la del mundo.

¿Qué necesitas idealmente para cambiarla?

Las otras Evas: nuevos diseños de la naturaleza

Cada uno de nosotros elige como modificar el mundo. Tú, revolucionario lector, ¿Has pensado como sería el diseño de un mundo perfecto para ti?

Ahora bien, en la actualidad mantenemos con la tecnología una relación simbiótica, casi amorosa, con mundos que tocan nuestra propia intimidad, de manera intangible y mecánica, tan incomprensibles en su realización como inevitables en la extensión de su existencia.

Desde un principio, la noción de perfección se asocio metafísicamente a la naturaleza.

De ahí que, este ensueño sea recurrente tanto en los hombres como en las mujeres envueltos en esta nueva era de la posverdad. Dime, ávido lector:

¿Cuál es el diseño perfecto que cubre la naturaleza? Algunos creen, que el secreto esta en el origen del hombre y la mujer, en el corazón del principio, esto es, en su génesis estructural.

Es posible que la actualidad la distinción de lo humano y lo no humano, de lo natural y lo no natural, quizá sea prácticamente caduca ya que si recurrimos a la ciencia ficción nos damos cuenta que: Afrodita A y Diana A (Mazinger Z), combaten el mal a través del universo; Emily Hart o Acerina (Halcones galácticos), tiene un corazón de acero; Robotina (Los supersónicos), administra todo un hogar futurista;  Arale Norimaki, posee una fuerza e inocencia eternas; Androide 18 (Dragon Ball), es el ama de casa inmaculada capaz de proteger a su propio marido en un ring intergaláctico; y también,  Eve (Wall- E), es la versión de una Eva robótica, en búsqueda del reciclaje de la naturaleza perdida.

Por otro lado, la sociobiología se basa en un análisis capitalista y patriarcal de la naturaleza que requiere dominación.” (Haraway, 1991, p. 109)

Los nuevos diseños de la naturaleza están concentrados en personajes híbridos, productos intermedios entre lo humano y la tecnología: los cyborgs. Por otro lado, los cyborgs no son sólo una fantasía creada por el ser humano, ni una metáfora contra el patriarcado y el capitalismo de Donna Haraway, el cyborg es una realidad científica, que aún no alcanza nuestro entendimiento cotidiano.

Probablemente, las nuevas Evas, su manifiesto ideal, sus almas de acero inoxidable, su inteligencia artificial y eficiente, son un ejemplo de posverdad del nuevo diseño humano, donde se observa el combate artificioso contra los efectos de dominación incrustados en el propio ADN de  la sociobiología.

Fembots, cyborgs y sociobología feminista

Fembots (Austin Powers, 1997)

Las Evas de Evangelion[1] son organismos cibernéticos que surgen de un ser denominado Adán (un ángel). ¿No te parece, sagaz lector, una interesante adaptación de una de las historias más difundidas del origen humano?

Por un lado, la idea de la Eva original parece cíclica socialmente, es decir, la mujer  parece continuamente subordinada a la capitalización de su propia naturaleza, misma que se repite en María, el personaje de Metrópolis[2] del director Fritz Lang, donde una doble María surge como la madre de la revolución industrial, que incendia la voluntad inequívoca de los hombres.

Al mismo tiempo, nuestra sociobiología llena de Evas y Marías, refuerzan el mercado en el que se reproduce la imagen simbólica de lo femenino, que no obstante, llena de arquetipos y antítesis la realidad contemporánea, misma que se vuelve confusa, nebulosa, en los tiempos de la posverdad.

¿Será quizá que el nuevo feminismo sea un discurso cibernético, híbrido, compuesto por formulas en pleno punto de ebullición?

Las mujeres cibernéticas, las fembots, son organismos perfectos, sus cuerpos son saludables y estéticos, pueden ser voluptuosas y poseen inteligencia. No obstante la hipersexualización de sus cuerpos traen consigo la fatalidad.

¿Son ellas en sí mismas dueñas de fatalidad o son orilladas al exterminio del sistema que las amenaza? Veamos, social lector, ¿qué harías si en medio de un sueño profundo una escurridiza cucaracha te acompaña entre las sábanas y se coloca justamente en tu cara?

La manera en la que se resuelve un problema, tiene que ver con las dimensiones que le damos a esa circunstancia a resolver. Sin embargo, parecería que las nuevas mujeres, pese a sus mejoras continuas, se ven condicionadas aún a una expectativa externa que todavía las subyuga: Las Stepford Wives (1972) son mujeres mecánicas que al final se vuelven letales contra sus maridos; T- X (Terminator, 2003), extermina sin indulgencia; las Fembots (Austin Powers, 1997), te aniquilan póstumas a sus encantos; y, finalmente, Motoko Kusanagui (Ghost in the Shell, 1898) tiene la capacidad de hacer pedazos a cualquier antagonista, siempre en favor de la justicia.

La era de las replicantes

Te voy a contar por último una breve historia, afable lector, que no me pertenece más a mí que al mundo. Esquilo escribió una obra llamada Las suplicantes[3] la cual trata de un grupo de mujeres, mismas que se ven obligadas a casarse, y, sin embargo, ellas, están dispuestas a morir antes de que suceda en contra de su voluntad.

Hasta ahí la breve historia, dime, libre lector ¿Alguna vez te han obligado a hacer algo en contra de tus deseos?

A veces, en un mundo donde lo humano se vuelve distante y gris, se recurre a las protestas llameantes de lo inhumano, del abrazo ardoroso de los contrarios, por esto:

una ciencia feminista socialista deberá ser desarrollada en el proceso de construcción de vidas diferentes en interacción con el mundo.” (Haraway, 1999, p.107)

De ahí que,  no es de extrañarse  que una nueva forma de mujeres surja  a la par  de AF 709 (My Living Doll, 1964); Jaime Summer (La mujer biónica, 1976); Mia y Aniska (Humans, 2015); Maeve y Dolores (Westworld 2016), mostrando la unión inevitable entre el pasado y el presente, donde surge inclemente la voz manifiesta, femenina, del futuro.

Finalmente, ¿No crees, mi querido lector, que al hablar de la mujer se habla del hombre a la vez? ¿Qué acaso la existencia del uno y del otro no son simultáneas como forma de vida terrena?

Terminando con Las suplicantes de ayer vemos ahora Las replicantes del ahora.

Tal vez, Rachel y Pris (Blade Runner, 1982) logran conmovernos con su nostalgia y su aguerrida empatía ante la sobrevivencia; Samantha (Her, 2013) nos conduce con cierta melancolía incierta al amor esperado; Ava (Ex Machina, 2015) logra romper los yugos de su prisión y, así, escapar a la vida humana, en libertad.

Probablemente, el cyborg es un ideal de la realidad vuelto objeto,  materia, un producto de mercado de la revolución industrial. Sin embargo, Yuung – goong     ( protagonista de la película I´m a cyborg, but that’s OK dirigida por Chan – Wook- Park) prefiere ser un androide a un complejo y suplicante ser humano. ¿Por qué? ¿Podría ser que en este mundo de humanos, buen lector, haya una opción de existencia más allá de lo que parece oprimirnos?

¿Tú, que eliges, cibernético lector, para existir cándidamente en esta vida, el presente el pasado o el futuro?

contacto: silviaclanda@gmail.com

Bibliografía y vínculo para su lectura en pdf:

Haraway, D. (1991) Ciencia, Cyborgs y Mujeres. La reivindicación de la naturaleza. Valencia: Cátedra.

http://www.fdrule.cdmx.gob.mx/assets/rhway/tdh/Donna_Haraway_Ciencia_ci%CC%81borgs_y_mujeres.pdf

 

 

[1]Neon Genesis Evangelion (新世紀エヴァンゲリオン Shin Seiki Evangerion) o conocida simplemente como Evangelion o Eva, ​ es una serie de anime creada por el estudio Gainax4​ y dirigida por Hideaki Anno. ​ http://es.evangelion.wikia.com/wiki/Neon_Genesis_Evangelion_(anime)

[2] Película muda alemana de 1927 del género de ciencia ficción. Es considerada una de las grandes películas del cine expresionista alemán y de la historia del cine mundial. Fue el primer filme considerado Memoria del Mundo por la Unesco.2

[3]  Es una tragedia que data en torno a los años 467 y  458 a. C.

Machismo y capital cultural

Por: Paulina Castañeda Vasconcelos

¿Es necesario ver hacia adentro, hacia el interior para encontrar respuestas? Probablemente este ha sido uno de los dilemas en las clases sociales, entre observar y poner atención a lo que está como esencia o realizar el escrutinio en las estructuras.

Bourdieu (2003) al plantear el capital cultural interiorizado y con su crítica hacia la Escuela de Capital Humano, nos da cierta pista sobre uno de los grandes fracasos de esta escuela al no poner atención a la primera institución de educación, la familia. En las políticas públicas de los países, el énfasis para promover la educación está en las escuelas y en los planes de estudios con vistas al progreso.

De acuerdo con el autor, el capital cultural se divide en tres: incorporado, objetivado e institucionalizado. La incorporación del capital cultural está fundamentalmente ligado al cuerpo, se adquiere de forma personal, cada ser es responsable de su propio capital cultural y de su desarrollo, el aprendizaje en una inversión que no puede realizarse por medio de otro, es el tiempo que cada persona le dedique a este cultivo del saber, con los sacrificios y renuncias a otros placeres que esto implique. En primera instancia depende en cierta medida de la familia, las herramientas y saberes para este primer desarrollo se encuentran en esta institución. Cuando un bebé nace, su familia es quien provee de recursos para que se inicie en esta adquisición corporal de capital cultural. En cierta medida el propio capital cultural de los padres influye en lo que el infante incorpore a si mismo por ser ellos quienes en un primer momento transmiten su propio capital cultural, sus saberes y prácticas.

Entonces, si estamos observando el interior mismo de la estructura social, su célula primaria en donde se desarrollan los seres humanos ¿podríamos hablar de que en el capital cultural que adquirimos en la familia están incorporadas las prácticas machistas? Para ejemplificarlo, haré referencia a algunos momentos que se encuentran dentro de mi conocimiento empírico.

En la infancia, al ser nuevos en el mundo y cuando la configuración del espacio que conocemos se limita a las paredes de nuestras casas sin dimensionar el tamaño de nuestra colonia, ciudad o país; la educación que recibimos, las prácticas que imitamos y aprendemos provienen de nuestra familia, de las personas que conviven directamente con nosotros en esta primera etapa de la vida. Entonces, ¿qué pasa cuando un niño llora? se le dice que no lo haga porque parece niña, ¿cuál sería el mensaje? que ser niña está mal. El llanto se asocia con lo femenino y si se le pide al niño que deje de hacerlo, entonces lo femenino no puede estar bien. Aunque esto se relaciona directamente con los roles de género que se adoptan posterior a la identificación con un género masculino o femenino ¿en dónde aprendemos que ese es el rol que nos toca desempeñar? en la familia.

Este primer ejemplo nos posiciona en la línea entre el capital cultural que adquirimos de nuestros padres en relación con las prácticas machistas que adoptamos y que desarrollamos, las consecuencias son visibles en la violencia de género como problema social. Entonces ¿habrá que atender en este núcleo las prácticas machistas que se desarrollan en la sociedad y que repercuten en un problema tan grave? No hay que perder de vista que las familias son también un núcleo patriarcal, en donde son los hombres quienes tienen la voz del hogar, quienes al menos de forma tradicional proveen económicamente y quienes toman las decisiones sobre toda la familia, nos podremos encontrar con excepciones y con otro tipo de prácticas pero de forma general así es como se configuran las familias. El padre provee, se ocupa del trabajo en el espacio público y ¿qué aprenden los niños y niñas? que el rol de hombre es el de cuidar y proteger mientras que el de las mujeres es el de servir y aceptar. Aquí también se incorporan los vicios que puede llegar a tener la familia como la violencia doméstica, el abuso sexual y el maltrato emocional. Que se reflejan posteriormente en lo que Bourdieu llama habitus, que son las formas de pensar, actuar, sentir y ser de una persona directamente relacionadas con su capital cultural y determinan por qué actuamos de una forma y no de otra.

Sin el afán de establecer que somos legos condicionados a nuestras estructuras, pero sí con intención de arrojar luz sobre esta dimensión, más allá de agachar la cabeza y rendirnos ante el problema de la violencia de género y decir que así aprendimos y ya está, que el machismo se aprende en una etapa temprana y que no podemos contra sus prácticas; pretendo que observemos el interior de nuestra propia estructura y la cuestionemos, que cuestionemos nuestros roles de género, lo que hemos incorporado y que hoy está normalizado.

Que algo sea normal no quiere decir que esté bien y que algo haya sido de una forma durante mucho tiempo no significa que no pueda ser modificado. ¿Por qué los hombres tienen que proveer? ¿por qué las mujeres tienen que lavar? ¿por qué en los videos musicales las mujeres son representadas como adornos? ¿por qué los hombres no lloran? ¿por qué las mujeres tienen que comprobar haber sido violadas? Hay más prácticas que encontramos como normales en la vida cotidiana y que en ocasiones no son cuestionadas, como en un grupo de hombres referirse a otros como señoritas o con otras palabras en femenino ¿por qué? ¿qué quiere decir eso? ¿connota debilidad, inferioridad? Otro aspecto que podemos encontrar es la caballerosidad, que hoy ha sido objeto de cuestionamientos y discusiones ¿es necesario abrirle la puerta a una mujer? ¿dejarla pasar antes? ¿que en una calle camine del lado de la pared? ¿evitar que cargue cosas pesadas? no responderé las preguntas, solo quiero plantearlas, para que sigan con la pregunta ¿por qué? ¿por qué tenemos esa práctica? ¿qué significa?

Como se dice popularmente, el primer paso es aceptarlo. Aceptemos que, nuestra sociedad es machista, que incorporamos estas prácticas. El segundo paso no es aceptarlo y ya está, es cuestionarlo y preguntarnos acerca de ellas, porque si observamos hacia adentro, a nuestra estructura y a nuestro capital, podremos encontrar las respuestas y el cambio necesario para realmente prevenir y poner fin a la violencia de género y a otros problemas que encontremos dentro de nuestras esencias.

Referencia:

Bourdieu, Pierre. (2003). Las formas del capital. Poder, derecho y clases sociales. Bilbao: Descleé de Brouwer.

 

Estructuración y Agencia

Breves nociones de la teoría de estructuración de Giddens, o de por qué usted -SÍ, USTED- efectivamente puede cambiar al sistema.

Por: Alba Sofía Gutiérrez Ramírez

Comprender la modernidad no ha sido cosa fácil. Pararse en frente de ese enorme Juggernaut [1] , que constantemente amenaza con aplastar a quienes lo veneran, ha sido tarea de pensadores desde su aparición, allá, por el siglo XV. La cuestión es que, casi siempre, al pararse frente a un armatroste tan grande sólo se apreciará un pedacito, que depende de desde dónde lo esté uno mirando.

photo4967832450893981629
Un carro alegórico Juggernaut. Obtenida de https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/88/06/d3/8806d37ad799443244e492fa159449cf.jpg

Así precisamente es como encontramos distintas visiones sobre la modernidad, que frecuentemente parecieran contrapuestas o dicotómicas. Un caso célebre de este tipo es el que aborda la relación entre los individuos y la sociedad, que presenta uno de los debates más tradicionales entre dos posicionamientos: la estructura y la agencia. La discusión consiste en quién condiciona a quién: ¿el sistema lo maneja a usted como veleta, o es usted dueño de su sociedad y su destino?

El tema de si las estructuras tienen primacía sobre las personas, moldean sus comportamientos e influencian o limitan sus posibilidades no puede ser del todo negado… Tan sólo considere las veces que se siente derrotado por el mundo, condicionado absolutamente por esos elementos que escapan a su decisión: las instituciones, las políticas, lo “socialmente aceptado”, los entornos culturales…

Pero, por otra parte, piense ahora ¿quiénes integran esas instituciones y entornos? ¿Quiénes las construyen y les dan continuidad? ¿No es la estructura social más bien la suma y el resultado de todos los individuos que la conforman? Después de todo, podemos reconocer que la guerra, la paz, tratados y movimientos terminan o se inician encarando a una persona frente a otra. Los deseos, la creatividad, la competencia entre individuos moldean patrones, hechos sociales y relaciones culturales. Hoy un solo tuit de cierto hombre puede condicionar al mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Y es que, tal vez, la oposición dicotómica es falsa. Tal vez hay una manera de considerar a una cosa junto a la otra, de relacionarlas.

Quiero creer que eso mismo pensaba Anthony Giddens cuando empezó a articular su teoría estructural de la modernidad (él, dicho sea de paso, es el mismo creativo de la analogía del Juggernaut, no vayan a creer que se me ocurrió a mí). Como que al buen hombre le preocupaba la manera en que la acción individual se estructura dentro de la práctica social, pero también, cómo las características de esa estructura se deben y reproducen gracias a la acción de los mismos individuos. Vaya, en eso es una especie de Luke Skywalker de la sociología: un caballero gris – ni de la luz, ni de la oscuridad – que reconoció que ambos lados de la fuerza se involucran y balancean.

Desarrolló entonces el concepto de estructuración, en su obra “La constitución de la sociedad”, en 1984. Ese concepto explica la producción de prácticas habituales como el resultado de dos cosas simultáneas: la fuerza de estructuras sistémicas y también los logros de los agentes individuales.

Por una parte tenemos que, efectivamente, los sistemas sociales que ya están estructurados impondrán ciertos límites o lineamientos, por ejemplo normativos, económicos, políticos y culturales, a los individuos. Estos, entonces, interpretarán ciertos roles, cumplirán con lo que se espera de ellos, y básicamente se apropiarán y harán rutinariamente esas prácticas y procesos. Esta internalización, permite entonces la reproducción de la estructura, de manera más o menos estable y continua.

Hasta ahí lo tenemos a usted todavía como una veleta del sistema, y digamos que empata con las visiones del equipo A (o B, o C o J, eso no es lo importante) de la sociología: los estructuralistas. ¡Ah! Pero, la cosa no se acaba en ese punto.

Tenemos también que la acción misma de los agentes sociales puede actualizar las propiedades estructurales del sistema con su práctica, no solamente reproducirlo. Las personas pueden adecuar algún elemento, particularizarlo, tal vez matizan por aquí, o modifican por allá, y entonces el sistema se va alterando de manera gradual y lenta: se reestructura.

Piense usted, como lo hizo Giddens, en el lenguaje. Por ejemplo, sucedió que las personas dejaron gradualmente de emplear acentos diacríticos en palabras como sólo (de únicamente), y solo (de en soledad), y ahora hay una reforma vigente de la Real Academia de la Lengua que lo señala

como un acento opcional e incluso no recomendado[2]. Procesos similares han incluido en nuestro vocabulario y diccionario neologismos como “tuitear”, y han llevado a la eliminación por desuso de formas de expresión que se empleaban en el español castellano del siglo XVII, por ejemplo. Podemos encontrar otros ejemplos en temas como modas, los gustos, las convenciones…

La estructuración se entiende entonces como la capacidad que tienen los agentes sociales para internalizar las distintas propiedades estructurales de un sistema, apropiárselas y usarlas después en su propio beneficio. Irónicamente, esto lleva a que el sistema se reproduzca mediante su modificación gradual, no manteniéndose idéntico. La estructura permanecerá y será útil en la medida en que los agentes la usen, practiquen, y por tanto, adecúen y transformen.

Note usted que dijimos agentes, no sujetos ni actores. Nos hemos topado con este concepto de lo más interesante: la agencia.

Para Giddens, las personas no somos “sujetos”, amarrados, sometidos a las reglas y disposiciones de ese entorno, sino que somos agentes sociales. La agencia está relacionada precisamente con esa capacidad de negociar, de incidir sobre la posición en la que estamos y hacia dónde nos dirigimos, aceptar ciertas cosas, descartar otras y modificar, de manera personal o incluso grupal, lo que caracteriza a un sistema.

Los agentes podemos tener entonces una conciencia de recursos (conciencia recursiva), que nos permite saber los elementos con los que contamos dentro de la estructuración, pero también – y esto es para mí lo más interesante – podemos tener conciencia de elaborar nuestro propio discurso (conciencia discursiva), objetivarlo en el lenguaje. Esto nos permite interactuar, relacionarnos, negociar, defender, cuestionar el entorno en el que nos encontramos, ya sea que se trate de acentuar una palabra, usar un sombrero y reloj de bolsillo, o… dar mordida, calificar a una mujer por cómo se viste, lo que hace o con quién anda, o insultar a alguien por su piel o su preferencia sexual.

Como Giddens expuso, y yo espero haber logrado ilustrar, usted, estimado agente, puede contribuir a cambiar la estructura del sistema en el que se encuentra.

Para leer más:

Puede encontrar una introducción al pensamiento de Giddens sobre esta y otras cuestiones en “Contemporary Social Theory: An introduction”, de Anthony Elliot (2014, 2°Ed, Editorial Routledge, Capítulo 6, p. 142 – 164).

Si tiene ganas de conocer al autor en directo, la obra aquí referida es “The Constitution of Society” (1984).

[1] A quienes les haya interesado la analogía, la encuentran en la obra “Consecuencias de la modernidad”, de Anthony Giddens. A quienes les haya interesado el Juggernaut del festival hindú, chequen este video corto y retro: https://youtu.be/6Z5QYzy5Kno. Y a quienes pensaron en Juggernaut, de Marvel Comics, les dejo esta otra entrada http://marvel.com/universe/Juggernaut_(Cain_Marko)#axzz4znRijhBp, y la foto de un gatito-Juggernaut https://goo.gl/wMT1dM (gracias, internet).

[2]  Puede consultar las principales novedades o, ya si tiene muchas ganas, conseguir la obra completa en http://www.rae.es/recursos/ortografia/ortografia-2010. Aclaro que, personalmente, soy disidente de la medida.

El capital cultural

Por: Sergio Solorio Silva

A través de esta propuesta, Bourdieu plantea el concepto de capital cultural como una noción que se ha impuesto, a manera de hipótesis, para plantear las causas de la desigualdad en el rendimiento académico en relación con la pertenencia a diferentes clases sociales. Como una aproximación a la problemática de la esencia antidemocrática de la estructura de la educación el autor propone que el éxito escolar, entendido como los beneficios que los alumnos pueden obtener de la educación, está relacionado con la distribución del capital cultural entre las clases.

Para adentrarse a la clasificación del concepto el autor introduce una reflexión sobre la valoración de la inversión escolar en la educación por encima de las inversiones educativas, las cuales son posibles desde la transmisión doméstica del capital cultural. Normalmente la evaluación de los beneficios de la inversión en el sistema de educación de un país está hecha desde una perspectiva funcionalistas, es decir, sobre la rentabilidad de los gastos de la educación en relación a su contribución a la productividad nacional, sin embargo, es posible proponer que está interpretación de la función del sistema de educación “ignora el aporte que el sistema de enseñanza realiza a la reproducción de la estructura social” (Bourdieu, 2011, p. 214), y desde una perspectiva sociocultural puede plantearse el hecho de que la democratización de la enseñanza en las sociedades modernas no asuma la relación entre rendimiento escolar y el capital cultural invertido por la familia.

Para ampliar esta propuesta Bourdieu propone que el capital cultural puede existir bajo tres estados; el primero es el estado incorporado, al que plantea como un trabajo de inculcación y asimilación que requiere de tiempo invertido personalmente por el propio inversor, en otras palabras, representa el trabajo del sujeto sobre sí mismo para formar un hábito. El segundo lo propone como un estado objetivado, al que el autor refiere por la proximidad que el sujeto pueda tener con los objetos o soportes materiales como libros, esculturas, pinturas, etc. Aunque esta concepción pudiera parecer llana, Bourdieu propone que el valor de este tipo de capital cultural depende del capital cultural incorporado por los individuos, a partir de ello los objetos pueden tener un capital económico o un capital simbólico. El tercer tipo de capital cultural es el institucionalizado, que se relaciona con el título escolar, entendido como acta de competencia cultural que otorga al portador el reconocimiento del capital cultural poseído por parte de la institución educativa, dicho reconocimiento se otorga como certificado que lo posibilita a desarrollar cierto tipo de actividades útiles para la vida productiva de una sociedad.

A través de esta propuesta reflexiva Bourdieu intenta abordar el problema de la democratización de la enseñanza en la estructura de la educación francesa dese la perspectiva de la sociología positiva. La intención del texto es poner en relieve lo que la estructura de la educación tiene de antidemocrático (Bourdieu, 1967, pp. 6) y exponer que la decisión de abrir las puertas de la enseñanza, traducido al contexto de la educación e México como ampliar la cobertura educativa, no cambiará mucho las cosas, si con educación se refiere al desarrollo económico.

Para aproximarse a este problema Bourdieu realiza un estudio cuantitativo y cualitativo donde toma en cuenta variables como la profesión del padre, la pertenencia a diversos círculos sociales, el género, la edad y la religión como factores de la estructura económica de la sociedad que se replican en la educación y reproducen por tanto la desigualdad social, a lo que proponen que “el origen social define las posibilidades de escolarización y determina modos de vida y de trabajo completamente diferentes” (Bourdieu, 1967, pp. 37) sostienen a este origen como fundamental para explicar las condiciones de existencia y las actitudes de los estudiantes ante la escuela y la cultura.

Es en esta parte en donde el capital cultural proporcionado desde la unidad familiar y clase social de pertenencia posee un valor de cambio y para profundizar al respecto se plantea un escenario en donde el éxito para acceder a la educación universitaria está relacionado con la pertenencia a clases superiores, a ello es útil añadir la idea de que “los éxitos y fracasos que estudiantes y profesores tienden a imputar al pasado inmediato son, en realidad, fruto de orientaciones tempranas propugnadas en el seno familiar” (Bourdieu, 1967, pp. 40) de tal manera que los hábitos culturales y las disposiciones heredadas reproducen las desigualdades aparentando ignorarlas y disminuirlas a través de la democratización de la enseñanza.

A través de un análisis cuantitativo la obra propone una relación entre la procedencia social y la vida intelectual de los estudiantes, los autores sostienen que “los estudiantes más favorecidos aportan hábitos, modos de comportamiento y actitudes de su medio social de origen que les son enormemente útiles en sus tareas escolares” (Bourdieu, 1967, pp. 44) y observan este privilegio cultural en el grado de familiaridad con obras artísticas y literarias, por ello postulan que en cualquier dominio cultural los saberes son más extensos en cuanto más alta es la clases social de pertenencia del estudiantes, lo que hace más notorios los condicionamientos sociales que marcan las desigualdades culturales e influyen en la aspiración y expectativa de los estudiantes.

Esta clasificación del capital cultural puede ser útil para entender la manera en que desde las instituciones que forman el sistema de educación plantean sus estrategias de acción para proponer la cobertura educativa. Esta lectura permite establecer un análisis sobre la consideración del tipo de capital cultural de los alumnos por parte de las instituciones sociales que se encargan de diseñar las políticas públicas a través de las cuales se produce la educación pública. Es posible plantear la influencia de los tres estados del capital cultural en el éxito escolar y consecución de beneficios por parte de los alumnos de educación escolar en nuestro país, particularmente sobre el valor de cambio del capital institucionalizado representado simbólicamente través del título académico o certificado de estudios en el ámbito laboral de su contexto en relación con la inserción de los egresados de la educación en la vida social productiva.

Referencias:

Bourdieu, Pierre (2011) Las estrategias de la reproducción social, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores.

Bourdieu, P. y Passeron, J. (1967) Los estudiantes y la cultura. Barcelona: Editorial Labor

La ecología política de la diferencia

Por: Angélica Robles

Basado en el libro: Territorios de diferencia: lugar, movimiento, vida, redes de Arturo Escobar

 Según Alier (2002): La ecología política de la diferencia “es el estudio de los conflictos de distribución ecológica, conflictos en el acceso y control sobre los recursos naturales, particularmente como una fuente de subsistencia, así como los costos de la destrucción ambiental.” (p.23).

El estudio de la ecología política se aborda desde la interdisciplinariedad, tomando en consideración los marcos de la política del lugar, la modernidad/colonialidad/descolonialidad, economías diversas y antropologías mundo. Su enfoque se basa en importantes dimensiones colectivas en términos de grupos, su problemática es la producción de conocimiento desde la dimensión local: “conocimiento activista”.

El objeto central de la ecología política de la diferencia es el estudio de los conflictos que se generan a partir de la movilización de la gente en contra de situaciones destructivas producto de la globalización, como un reclamo hacia lo que son en esencia desde sus dimensiones históricas, económicas, ecológicas, culturales, etc. dentro del ámbito local.

La ecología política de la diferencia defiende el lugar “desde la perspectiva económica, ecológica y de la diferencia cultural de sus paisajes, culturas y economías” (p. 23).

Su estudio considera las siguientes dimensiones:

Lugar

Desde la perspectiva de la ecología política de la diferencia, los conflictos se deben analizar desde la noción de lugar. Su defensa se abarca desde las dimensiones económica, ecológica y de la diferencia cultural de sus paisajes, culturas y economías.

Las luchas que surgen en las comunidades, giran en torno a la cultura, el territorio y el lugar, buscando recobrar el control de ese espacio.

“El lugar continúa siendo una importante deslocalización de la vida social, hay una corporalización y un emplazamiento de la vida humana que no puede negarse” (p.24).

No obstante, los estudios académicos enfocados en diversos conflictos sociales desde lo ecológico, en su mayoría le restan importancia a la noción de lugar como un espacio local y lo abarcan desde la globalidad. Existe por lo tanto la necesidad por “una teoría que neutralice este borramiento del lugar, asimetría que surge por darle mayor importancia a lo global y menor importancia a lo local”. (p.24).

“El paisaje y los poblamientos humanos, hoy cobran pleno sentido en las luchas culturales, económicas y ecológicas”

Capital

El sistema capitalista ha transformado a los lugares, introduciendo prácticas económicas que fueron siempre ajenas y desconocidas para esas comunidades. La naturaleza tomó una noción capitalista de producción económica, una forma de aprovechar estos recursos para la producción basada en la generación de nuevo capital.

 Naturaleza

20171107_130948-01a

“Ambientalistas argumentan que hoy en día existe una crisis ecológica generalizada. Estamos destruyendo nuestro ambiente biofísico a una velocidad pasmosa y en una magnitud sin precedentes” (p.25).

Ciertos ecologistas argumentan que la crisis ecológica es producto de los sistemas modernos de pensamiento.

La economía y las prácticas ecológicas de la diferencia son dos mitades que se deben abarcar al momento de estudiar los conflictos locales ecológicos, siempre partiendo de la noción de localidad. Las preguntas ecológicas hacia esta dimensión son fundamentales.

“El modelo local de naturaleza exhibe una diferencia sobresaliente en relación con las comprensiones modernas de la naturaleza”. (p.25).

“Los sistemas tradicionales de producción han tenido una noción de la sostenibilidad que se ha vuelto impracticable en las últimas décadas debido a una variedad de presiones” (p.26).

Los defensores y activistas que defienden la sostenibilidad y la conservación, se han alejado de las prácticas basadas -en- lugar, que aseguran un sistema sostenible.

Desarrollo

20171107_131655-01a

De la mano con el capitalismo, el desarrollo ha sido una fuerza transformadora importante.

Los desarrollos convencionales tomaron lugar en los ámbitos locales, pero tuvieron en su mayoría consecuencias negativas considerables hacia la cotidianidad local y sus ecosistemas.

El desarrollo podría ser positivo para las comunidades locales, siempre y cuando se lleve a cabo como “configuraciones ecológicas, económicas y culturales diferentes, que podrían denominarse configuraciones des-coloniales de la naturaleza, la cultura y la economía”. (p. 26).

Identidad

Existe la emergencia de generar categorías que identifiquen a las comunidades a través de una re-localización de las identidades. Dichas categorías pueden ser producto del sistema neoliberal o bien pueden ser resultado de la “acción social decidida”, esto se puede comprobar según Escobar, a través de un minucioso análisis teórico y etnográfico. Partiendo de la teoría contemporánea como el postesctructuralismo, la teoría feminista y esquemas psicológicos y culturales en diferentes campos. (p27).

Es importante preguntarse “¿cuáles son las relaciones entre lo individual y lo colectivo, entre la cultura y la política, entre el estado y la acción del movimiento social, entre el conocimiento del activista y del experto que dan cuenta de la construcción de identidades particulares en situaciones basadas -en- lugar pero aún translocales? ¿Qué sucedió con estas identidades “tradicionales” una vez irrumpió en el escenario el régimen post-1990?” (p.27).

Redes

El concepto de redes no solo abarca la noción de “procesos culturales y tecnológicos alimentados por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’s). Existen muchos tipos de redes,  la noción de redes desde la ecología política de la diferencia, considera una serie de elementos que en conjunto conforman “ensamblajes de procesos descentralizados, dispersos y transnacionalizados que operan en muchos niveles y mediante múltiples sitios” (p.27). Esa serie de elementos son: la biodiversidad, los movimientos sociales, el capital, el conocimiento, entre otros.

“¿Es posible diferenciar entre redes dominantes y oposicionales? ¿están todas las redes tan inseparablemente atadas que incluso una separación analítica entre ellas deviene inútil? ¿es posible diferenciar entre redes locales, regionales y trasnacionales? ¿cómo podría uno reconciliar ser -en- lugar y ser -en- redes? ¿Cuáles son las implicaciones del pensamiento de redes para la teoría social, incluyendo los conceptos de escala, espacio, ecosistemas y lo real en sí mismo? (p. 28).

Colonialidad

20171107_133824-01a

La colonialidad según Walter Mignolo, es “aquello que el proyecto de modernidad necesita descartar y volcar en aras de implantarse a sí misma como modernidad. El sitio de enunciación donde la ceguera del proyecto moderno es implantada” (p. 28). La colonialidad “es el sitio donde los sitios empiezan a desplegarse”.

“La noción de colonialidad señala dos procesos: 1) la supresión sistemática de los conocimientos y las culturas subordinadas (el encubrimiento del otro) por la modernidad dominante y 2) la necesaria emergencia en el mismo choque, de conocimientos particulares moldeados por esta experiencia.” (p. 28).

La colonialidad, es un proceso de articulación que permite la pluralidad de configuraciones socionaturales. Escobar la aborda desde la perspectiva de la modernidad/des-colonialidad (MCD). Una unión conveniente entre lo local y las alternativas provenientes del mundo moderno/colonial.

La conexión entre la modernidad dominante y lo local, ha conllevado al surgimiento de una producción continua de conocimientos sobre la naturaleza, la economía, la persona y el mundo en general. Una producción de conocimientos que va y viene entre la modernidad/colonialidad/universalidad/pluriversalidad.

Según Escobar ([1999] 2006). La colonialidad de asume desde tres rúbricas interrelacionadas: la diferencia económica, ecológica y cultural. Es de suma importancia tomar en cuenta lo cultural, ya que las “crisis económicas son crisis ecológicas y culturales” (p.30).

Referencia:

Escobar, A. (2010). Territorios de diferencia: lugar, movimiento, vida, redes. Colombia: Envíon editores.